PATOLOGÍAS

Podólogo en Marbella

Cirugía de HAV (juanetes)

El Hallux Abductus Valgus o lo que se conoce comúnmente como juanete es una deformidad ósea en la articulación metatarsofalángica del primer dedo del pie desviándolo hacia el resto de los dedos. Se caracteriza por la formación de una protuberancia ósea cuyo síntoma principal es el dolor que empeora al caminar . También puede aparecer inflamación y enrojecimiento en la zona debido al roce con el calzado. Es más frecuente en mujeres por el uso de tacón y zapatos demasiado estrechos.
¿Cuáles son las causas?
No existe una causa exacta que determine su aparición pero sí existen una serie de factores predisponentes:
  • Alteraciones biomecánicas: hiperlaxitud ligamentosa, hipermovilidad del primer radio...
  • Enfermedades inflamatorias articulares.
  • Enfermedades neuromusculares.
  • Calzado.
  • Alteraciones morfológicas óseas.
  • Traumatismos.
  • Iatrogenias.
  • Factores genéticos.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Las opciones de tratamiento dependerán del grado de deformidad y de dolor. En aquellos casos en los que el tratamiento conservador no alivie los síntomas se plantea la opción quirúrgica.

Existen multitud de técnicas quirúrgicas descritas para el tratamiento de esta deformidad que se pueden realizar a través de cirugía mínimamente invasiva, erróneamente conocida como “cirugía láser” pues no se usa ningún tipo de láser sino que la corrección de la deformidad se lleva a cabo a través de incisiones milimétricas.

La otra opción de abordaje es a través de técnicas de cirugía abierta donde la incisión es algo más extensa pero resulta igualmente estética evitando cicatrices gracias al cierre con puntos de sutura intradérmicos.

No existe una técnica de elección u otra, todo dependerá de las características del paciente y de la evaluación por parte del profesional que valorará cuál es la mejor opción para cada caso individual.

Infórmate






Podólogo de confianza en la Costa del Sol

Hallux Rigidus

El Hallux Rigidus es una patología que cursa con una disminución del movimiento a la flexión dorsal (hacia arriba) de la articulación metatarsofalángica del primer dedo del pie acompañado de dolor de tipo mecánico. Algunos pacientes presentan incluso rigidez e incapacidad para realizar el movimiento.

Es más frecuente en hombres entre la cuarta y la sexta década de vida. Existen diferentes causas que determinen su origen entre las que podemos encontrar un exceso de longitud del primer metatarsiano, enfermedades reumáticas (gota) y traumatismos repetidos.

Se producen cambios degenerativos a nivel del cartílago que conducen a una artrosis precoz visibles ecográficamente y a través de la fluoroscopia.

Previo al Hallux Rigidus nos encontramos el estadio de “Hallux Limitus Funcional” donde la limitación del movimiento y las molestias son menores. Es en este estadio donde se debería frenar la evolución hacia el Hallux Rigidus con un tratamiento conservador mediante plantillas personalizadas que mejoren la biomecánica, infiltraciones de PRP, ácido hialurónico y colágeno.

Cuando los tratamientos conservadores no tienen efectividad se recurre a la cirugía para solucionar el problema de manera definitiva.

Metatarsalgia

La metatarsalgia es el dolor que se produce en la zona anterior y plantar del pie donde se encuentran las cabezas de los cinco metatarsianos. Estos huesos se encargan de soportar el peso de todo el cuerpo al despegar el pie hacia delante a la hora de dar un paso, momento en el que recibe un exceso de presión. Esta presión repetitiva genera una inflamación que termina provocando un dolor punzante de tipo quemazón, la aparición de hiperqueratosis en la zona (durezas) e incluso un desplazamiento de la articulación en el peor de los casos.

La causa principal es el mal reparto de presiones pero también influyen otras como el sobrepeso, deformidades digitales, un pie cavo o el uso de un calzado inadecuado como pueda ser un exceso de tacón.

El tratamiento dependerá de la causa que origine el problema, desde la pérdida de peso o la realización de plantillas personalizadas que permitan un mejor reparto de las cargas para eliminar puntos de presión hasta el tratamiento quirúrgico en caso de que fracase el tratamiento conservador.

Dedos en garra

El dedo en garra es una deformidad que se produce en los dedos de los pies debido a un desequilibrio muscular y tendinoso. Existen a su vez dos tipos de garra:

Garra flexible: la deformidad corrige al extender el dedo.
Garra rígida: es imposible corregir la deformidad con la extensión del dedo.

Las causas que desarrollan esta patología pueden ser de origen congénito, neurológico, muscular, articular o debido a alteraciones biomecánicas. Pies cavos, pies planos o juanetes serían ejemplos predispuestos a padecerlos.

Una gran mayoría de los pacientes que sufren esta patología usan un calzado inapropiado de punta estrecha o tacón, por lo que el tipo de calzado influye en gran medida en el desarrollo y evolución de la deformidad.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

A parte de la propia deformación, existen una serie de signos y síntomas propios de esta patología como pueden ser:

  • Aparición de helomas (callos) en el pulpejo y en el dorso del dedo debido a la fricción y roce con el calzado.
  • Dolor al caminar que se intensifica a la hora de hacer deporte.
  • Inflamación de la articulación.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

En aquellos casos en los que haya fracasado el tratamiento conservador o la deformidad se encuentre en un estadio avanzado, se plantea la cirugía como solución definitiva.

TRATAMIENTO PARA PATOLOGÍAS RELACIONADAS
CON EL PIE EN MARBELLA Y LA COSTA DEL SOL

Helomas interdigitales (ojos de gallo)

El heloma interdigital o lo que comúnmente se conoce como “ojo de gallo” es un callo que se localiza entre los dedos de los pies, más frecuentemente entre el cuarto y el quinto dedo. Se origina por la presión y fricción entre los huesos de los dedos, que podrá observarse con la realización de una fluoroscopia.

Produce un dolor punzante que se agrava con el uso de zapatos de punta estrecha.

¿Cómo solucionar el problema?

Existen diferentes tipos de soluciones frente a esta patología. La solución temporal consiste en la deslaminación y eliminación del heloma de forma no invasiva cada cierto tiempo y para disminuir el roce puede realizarse una ortesis de silicona a medida además del uso de un calzado adecuado. Sin embargo si se quiere optar por una solución definitiva, recurrimos a la cirugía mínimamente invasiva para “limar” ese pico de hueso que origina el dolor. Se trata de un procedimiento sencillo y rápido en el que el abordaje se llevará a cabo a través de una incisión milimétrica.

Fascitis plantares

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que va desde el calcáneo (hueso localizado en el talón) hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos).

Se caracteriza por un dolor matutino intenso que disminuye a lo largo del día y con el reposo. Es una patología bastante frecuente en deportistas y corredores. No obstante también puede aparecer en personas que no practiquen deporte. Existen estudios que afirman que un 10 % de la población la puede padecer en algún momento de su vida.

Se encuentra una relación directa entre la fascitis plantar y el acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, siendo común su aparición en mujeres que usan de forma continuada zapato de tacón.

En cuanto a la pisada y el tipo de pie, existe mayor posibilidad de sufrir esta patología en pies cavos, pies valgos y pies con tendencia a la pronación debido a un aumento de tensión por una disminución del apoyo.

Contamos con múltiples tratamientos para esta afección que variarán en función del tiempo de evolución. En la fase aguda puede controlarse con antiinflamatorios y ejercicios de fisioterapia además de un estudio de la pisada para valorar si hay relación con la forma de caminar del paciente. En caso de que exista relación se recomienda la realización de plantillas personalizadas para controlar el problema.

También puede recurrirse a la medicina regenerativa mediante la infiltración de plasma rico en factores de crecimiento (PRP) que acelere la cicatrización y la regeneración de los tejidos.

Cuando la fascitis plantar tiene una gran período de evolución y el tratamiento conservador ha fracasado sigue habiendo solución al problema gracias a los nuevos avances de la cirugía. Una de las opciones es la ecografía intervencionista, permite la liberación de la fascia de forma ecoguiada a través de cirugía mínimamente invasiva. Otra opción es llevar a cabo la intervención mediante cirugía percutánea o mínimamente invasiva con control fluoroscópico.

fascitis-plantares
¿Tienes alguna pregunta? ¡Llámanos ahora!

Atrapamientos del túnel tarsiano

El túnel del tarso o túnel tarsiano se encuentra en la zona interna del tobillo. El “Síndrome del Túnel Tarsiano” se trata de una neuropatía compresiva del nervio tibial posterior o de algunas de sus ramas a su paso por esa zona, justo debajo de un ligamento llamado retináculo flexor.

Se trata de un dolor muy característico de tipo calambre, quemazón e incluso adormecimiento que puede irradiarse o no a hacia la planta del pie. Aumenta al caminar y puede intensificarse por la noche, disminuyendo con el reposo y la retirada del zapato.

Las causas son variadas: procesos inflamatorios o alteraciones que compriman el nervio; lesiones traumáticas como fracturas, esguinces, coaliciones tarsales; enfermedades sistémicas; deformidades como pies planos o valgos que originen una excesiva tensión, con la consiguiente compresión del nervio.

Para su diagnóstico es fundamental la historia clínica y la exploración basándonos en una serie de test y maniobras, además de las correspondientes pruebas complementarias como pueda ser la resonancia magnética (RMN). Otra vía de diagnóstico es el bloqueo de forma selectiva y ecoguiada mediante la infiltración con anestésico local para estudiar qué rama del nervio tibial está comprimida. Asimismo contamos con un medidor de presión intracompartimental para facilitar su diagnóstico.

En cuanto al tratamiento en primer lugar se optará por el conservador, la realización de plantillas personalizadas para relajar la tensión, infiltraciones ecoguiadas y fisioterapia. Si de esta forma el problema no mejora, se recurre a la cirugía con el fin de liberar las ramas nerviosas lesionadas.

Neuropatía de Baxter

La neuropatía de Baxter se trata de un atrapamiento de la primera rama calcánea o nervio de Baxter que puede deberse a factores biomecánicos (problemas a la hora de andar en la pisada) o a la compresión directa por una lesión ocupante de espacio. Se caracteriza por un dolor en la zona plantar medial del talón que representa hasta el 20 % de los casos de pacientes con este tipo de dolencia y que se confunde fácilmente con la fascitis plantar.

El diagnóstico puede ser complejo, resulta de gran interés la infiltración ecoguiada con anestésico local con vistas al tratamiento o la medición de la presión intracompartimental.

Entre los tratamientos que pueden llevarse a cabo encontramos infiltraciones o radiofrecuencia gracias a la ecografía intervencionista y en aquellos casos en los que no funcionen las técnicas anteriores estaría indicado el tratamiento quirúrgico con el objetivo de descomprimir el nervio.

Además, este equipo realiza la descompresión de este nervio tanto por cirugía ultramínimante invasiva como por cirugía abierta, según lo requiera el caso.

Onicocriptosis (Uñas clavadas)

La onicocriptosis o uña encarnada es una patología en la cual la uña penetra en la piel del dedo en su borde lateral y/o medial. Afecta en la mayoría de las veces al primer dedo del pie aunque puede darse en cualquiera de ellos. La uña que se incrusta produce dolor, inflamación y enrojecimiento, llegando incluso a generar una infección en el peor de los casos.

Su aparición puede deberse a factores congénitos como la forma de la uña, alteraciones en la falange distal,…o a factores desencadenantes, entre los que se encuentran:
• Traumatismos.
• Microtraumatismos repetidos debido al uso de zapato con puntera estrecha y/o tacón.
• Mal corte de las uñas.
• Biomecánica.

¿Cómo prevenir la onicocriptosis?

Un buen corte de la uña es fundamental así como la elección del calzado correcto y la zapatilla deportiva adecuada en deportistas corredores. Acudir al profesional en estos casos es la mejor prevención para evitar complicaciones futuras.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Respecto al tratamiento podemos encontrar una solución temporal o una solución definitiva.

El tratamiento conservador o solución temporal consiste en la eliminación de la espícula, es decir, quitar el borde de la uña que se ha encarnado. Existen ciertos casos en los que no vuelve a ocurrir y se resolvería el problema utilizando este tipo de tratamiento pero rara vez sucede así, de manera que el paciente deberá acudir al profesional cada cierto tiempo cuando la uña vuelva a crecer para volver a realizar el mismo procedimiento.

El tratamiento quirúrgico o solución definitiva es la mejor opción en la mayoría de los casos, consiste en una pequeña intervención ambulatoria en consulta bajo anestesia local del dedo a intervenir. De forma general se realiza una matricectomía parcial eliminando las células matriciales. El resultado esperado sería una uña en la que no volvería a crecer el borde intervenido con un aspecto funcional y estético.

Ir arriba